Inicio > Historia > Había una vez una meca: Madrid Rock

Había una vez una meca: Madrid Rock

Bastaba con darse una vuelta por el colegio. Las chicas estaban como locas en los recreos pasando los minutos, sentadas, ojeando revistas, intercambiando recortes o forrando sus carpetas y libros con fotos de todas aquellas bandas (mayormente formada por chicos) que copaban los números uno de las principales emisoras de radio y eran líderes destacados en el mercado de ventas.

Era la segunda mitad de los años noventa. Sin duda alguna la época por excelencia del fenómeno fan dónde grupos como los Take That, los Backstreet Boys ( y sus precursores, los New Kids On The Blocks) arrastraban una gran multitud a sus conciertos y les hacían llorar y emocionarse cantándole al amor y a la desazón por no poder estar con la persona que querían (en versión platónica o por qué se había marchado, simplemente).

Estaba aburrido de todo aquello y, tras haber descubierto a los Sex Pistols y desgastar mis oídos con Offspring, no había nada que me convenciera.  Solía ir de vez en cuando a casa de mi primo (segundo), dónde pasaba los ratos ojeando sus discos de Iron Maiden, AC/DC, Black Sabbat o los Kiss mientras punteaba (sin sentido) una guitarra. En uno de esos vistazos a aquellos vinilos me detuve uno en cuya cubierta se leía Love it to death y, quizás movido por esa antítesis “amor-muerte” lo coloqué en el tocadiscos.

Después de un rato apareció el habitante de aquel cuarto por la puerta y, sin tiempo, se vio asaltado por mi impresión: “¿De dónde has sacado esto? ¡Es alucinante!”. Empezó entonces a contarme lo que era aquella especie de meca madrileña, ubicada en la Gran Vía, y de lo que allí se podía encontrar.

No tardé mucho en acercarme a Madrid Rock para comprobar que, aquello que estaba buscando, se encontraba en la planta de arriba. Recorría aquellas estanterías recopilando discos que luego escuchaba en la cabina: Alice Cooper, Heartbreakers, The Clash, New York Dolls o los Stooges. Allí podías encontrar cualquier tipo de sonido que estuvieses buscando, de cualquier grupo por muy corta que fuera su trayectoria.

Verdaderamente era un sitio increíble, una meca para melómanos. Lástima que lo cerraran. Por que podría haber seguido pasando horas en aquel lugar.

Anuncios
Categorías:Historia
  1. LilitH
    11 febrero 2010 en 18:11

    Has hecho q se me salten las lagrimas al recordar mis primeros coketeos cn la musika…y mis primeras visitan al Sevilla Rock,cual parke de atracciones para mi…q tb cerró hace años. :`(

  2. 11 febrero 2010 en 19:53

    Yo con 15 años iba al Madrid Rock a pasar la tarde mientras otros quedaban en un McDonalds… realmente era un gran lugar para matar el tiempo

  3. LilitH
    11 febrero 2010 en 20:13

    El tiempo invertido en música nunca es muerto,es poco.

  4. Pai
    12 febrero 2010 en 7:15

    Mi primer disco (Finisterra – Mago de Oz) me lo compre en el Madrid rock, y aun a día sigo llorando que desapareciera esta gran tienda. Entre este post y el de Jimmy Page me vais a tener emocionado toda la semana :P

  5. 16 febrero 2010 en 10:43

    Es que simney001 es un romántico de la historia :P

  1. 17 agosto 2015 en 13:34
  2. 17 agosto 2015 en 17:34
  3. 18 agosto 2015 en 15:58
  4. 22 agosto 2015 en 23:42
  5. 23 agosto 2015 en 14:20
  6. 2 septiembre 2015 en 19:15
  7. 4 septiembre 2015 en 9:56
  8. 6 septiembre 2015 en 14:15
  9. 8 septiembre 2015 en 0:18
  10. 8 septiembre 2015 en 23:47
  11. 15 septiembre 2015 en 4:51
  12. 22 septiembre 2015 en 1:04

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: