Inicio > Anécdotas > Viaje al pasado en Disco Killers

Viaje al pasado en Disco Killers

Quería ir hacia Callao, vía Banco de España, y ya estaba bastante aburrido de aquella mañana de transbordos, por lo que no tenía demasiadas ganas de realizar otro más. Así que, pensé, lo mejor era bajarse en Sol y desde allí ir hacia arriba dando una vuelta.

El trabajo estaba hecho, así que caminaba sin prisas fumándome tranquílamente un cigarrillo y, de reojo y pasada sin detenerme, echaba un ligero vistazo a lo que por allí había. Casi llegando al final de la calle me detuve. A mi derecha una tienda con un letrero dónde se podía leer Disco Killers.

Generálmente si tengo que comprar música – sin diferenciar si es para mi o para otra persona – no me gusta hacerlo en los centros comerciales, salvo que sea estríctamente necesario. Demasiado industrializado para mi gusto con estancias dónde hay que dar vueltas sin sentido hasta encontrar aquello que buscas – si lo encuentras – y si no, a preguntar al dependiente tras esperar tu turno… para ver si tienes suerte y está el disco que quieres. Todo ello mientras apabullan tus oidos con la música del momento y lo que se escucha en las radios. Insuperable para mi.

Es por ello que cuándo veo una tienda de este estilo se activa en mi algo parecido a un automatismo que casi me obliga a entrar para echar al menos un vistazo. Un pequeño pasillo antes de dar con la puerta de entrada y a una estancia de medianas dimensiones dónde una persona – no sé si su propietario o dependiente – estaba colocando unos pocos CD´s… aunque tras el “Buenos días” de rigor educativo divisé los vinilos y fui directo y sin pensar a por ellos.

Comencé a mirar aquellos discos como no lo hacía desde hace años: una mano apoyada arriba de los mismos y con el dedo índice de la otra pasando aquellas maravillas uno detrás de otro hacia delante.

Es uno de esos instantes en los que únicamente disfrutas, el pensamiento no entra en juego y tampoco es demasiado necesario en un momento así. Un recopilatorio de grandes éxitos de T-Rex, The Who, The Kinks., Kiss, ..¡una mina histórica! Todo retro, estilo años 60… sólo faltaba una jukebox por allí cerca para poner discos (que tal vez estaba en el piso de abajo, al que no pude bajar por falta de tiempo) y conseguir el auténtico significado de la música.

Es una de esas tiendas en la que cuando eres adolescente y deseas conocer todo lo posible sobre la música y ampliar tus conocimientos y saber te gustaría trabajar en ella por qué es una auténtica biblioteca.

Anuncios
Categorías:Anécdotas
  1. 20 diciembre 2011 en 0:24

    […]always a huge fan of linking to bloggers that I appreciate but really don’t get a lot of link appreciate from[…]

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: